Kapital Conversacional:

Como complemento al capital físico, al capital humano y al capital simbólico (la marca y valores de la organización o territorio), el capital social se ha ido haciendo un hueco en el ámbito de las estrategias de desarrollo económico y social.

 

El capital social, definido como la calidad y cantidad de las relaciones entre personas, ha resultado un factor clave para entender por qué las inversiones en crecimiento e innovación son más productivas en algunos territorios y en algunas organizaciones. En este sentido, autores como Robert Putnam desde el capital social sostienen que a más y mejores relaciones entre los miembros de una organización o más y mejores relaciones entre los agentes de un territorio, mayor es el grado de confianza y por lo tanto, más completa es la información de los mismos y más amplio y rico el marco conceptual en el que tomar decisiones.

 

En este contexto, y asumiendo las aportaciones de Robert Putnam desde el capital social, Xavier Góngora junto con Jordi Garcia Brustenga argumentan, en su trabajo “El capital conversacional (KCv), palanca de desarrollo de las metrópolis”, que hacía falta profundizar en el concepto y naturaleza del capital social, enriqueciéndolo con las aportaciones de Humberto Maturana y Ximena Dávila desde la biología cultural, para poner la atención en un aspecto clave  en cualquier tipo de relación humana: la calidad de las conversaciones y su  fluir en la convivencia que va entrelazando lenguaje y el emociones.

 

El resultado, una probada metodología que permite medir el grado de KCv de los  equipos, de las organizaciones y de los territorios, para a continuación diseñar procesos que faciliten la expansión del conversar colaborativo, gracias a la ConsCiencia de la dinámica relacional y operacional. Tal y como se pudo demostrar, en la investigación realizada junto con el equipo del Dr. Joan Mundet de la Universidad Politécnica de Cataluña: Una mirada al capital conversacional (KCv) del 22@Barcelona.